Contadores Green Ticker contra bottled water

Nuestra entrada previa sobre el consumo de agua embotellada ha generado diversos comentarios, ideas, propuestas. Reflexionando sobre ellas, me encontré en nuestra propia institución con un nuevo sistema de facilitar agua: un dispensador de agua que sustituye la necesidad de compra de agua embotellada (y en una business school internacional como la nuestra, los grupos de alumnos escandinavos o norteamericanos con una botella de agua mineral debajo del brazo son constantes). La nueva máquina (la impresionante Elkay Cooler Combo, hagamos publicity de ideas brillantes) tiene muy diversas políticas de marketing para crear valor: es más rápida que los habituales dispensadores, puede utilizarse con una sola mano, e incluso tiene un sensor que permite el llenado automático de las botellas.

Pero además incorpora un excelente ejemplo de societal marketing: un contador Green Ticker. Sabemos que el consumidor desea recibir elementos tangibles en la compra de un servicio: un informe generado por ordenador cuando realiza la revisión de los neumáticos de su automóvil, o un diagnóstico gráfico del estado de higiene de sus dientes cuando realiza una higiene dental. Nos gusta ver tangibles, y aún más cuanto más intangible es el servicio. Aquí juega el contador Green Ticker: cuantifica el número de botellas plásticas ahorradas y no desechadas al medio ambiente. Y así yo, cada vez que acudo al dispensador veo que en nuestra pequeña organización hemos ahorrado ya 12.000 botellas de litro de agua en unos meses, y refuerzo el valor y satisfacción con el servicio recibido, y con la acción realizada. 

Realmente es una excelente reflexión en términos de marketing el diseñar nuestros productos o servicios en términos de proporcionar al cliente el poder ver el impacto de su decisión. Por supuesto aquí la práctica puede llevarse a extremos a veces no recomendables (algunos apadrinamientos nominales de niños en donaciones a ONG de cooperación): el marketing nos proporciona análisis y herramientas sobre como crear valor, nuestros valores personales marcan los límites en su utilización. 

Cerramos con otro ejemplo totalmente distinto: como una entidad ya desaparecida como la CAN (Caja de Ahorros de Navarra) proponía a sus clientes que, toda vez que como caja de ahorros debía destinar una parte de sus beneficios a obras sociales, fuera el cliente el que la escogiera: no solo ver el impacto de la propia decisión social, sino poder escoger donde debe impactar.

Related posts:

Case Studies, Collaborations, Private Sector, Social Sector | , , , ,

Leave a comment

Email will not be published

*

*

*

You can use these tags and attributes HTMl: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*